English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 2 de marzo de 2011

La hipocresía occidental


ROMA, 1 Mar (UYPRESS) – Hace un año y medio, Gadafi y Mubarak eran figuras centrales de la reunión del G-20, respetados y escuchados. A nadie le rozaba la duda sobre su condición de tiranos, a ninguno de los campeones de la democracia. Es que el petróleo compra muchas cosas.

En el caso del lider libio, Muammar el Gadafi puede decirse que luego de un largo litigio, bastante cruento con sus aspiraciones de líder revolucionario mundial se fue sumando al consenso global y contó entre sus principales aliados a Silvio Berlusconi y a varios presidentes europeos, incluso sus relaciones con Barak Obama eran absolutamente normales, incluyendo acuerdos para combatir juntos a Al Qaeda.El 32% del total de las exportaciones de hidrocarburos de Libia, el 9º. Productor de los países de la OPEC, con un millón seiscientos mil barriles diarios iban para Italia y más del 80% para los países europeos. Sólo el 3% van a los Estados Unidos.
Hosni Mubarak por el contrario era la pieza clave de toda la diplomacia y la estrategia de los Estados Unidos. El país más poblado (84 millones de habitantes) del mundo árabe, dueño y señor del principal corredor marítimo del mundo, el Canal de Suez y con las 5tas Fuerzas Armadas más numerosas del mundo (450 mil hombres) era el guardián de los equilibrios en el oriente próximo, incluyendo el conflicto palestino-israelí.
Túnez, donde el derrocado Ben Alí era otro de los aliados estrechos del mundo occidental en particular de Francia, la ex colonizadora ahora tendrá que definir su rumbo interno y en sus relaciones internacionales. Todo es una gran incógnita. Lo cierto es que los entusiasmos de la ex ministra de relaciones exteriores de Sarkozy, Michèle Alliot-Marie un peso pesado de la derecha francesa pagó con su cargo la oferta de apoyo para enfrentar las manifestaciones y algunas compras inmobiliarias de su familia en Túnez.
Los Estados Unidos a través de su Secretaria de Estado Hillary Clinton ha tratado de navegar a varias aguas en la revuelta que se extiende por los países árabes, tratando de conservar un discurso democrático de defensa de los derechos civiles. No le ha sido fácil y en relación a Libia afloraron sus viejas fobias, al movilizar una parte importante de sus fuerzas aeronavales del mediterráneo a las inmediaciones del país norafricano no excluyendo ningún tipo de medidas contra el régimen de Gadafi. Una intervención de los Estados Unidos, cambiaría mucho la situación en el mundo árabe.
Lo que se ha demostrado en las protestas populares es que los Estados Unidos y su aliado Israel no gozan en esas poblaciones de muchos afectos. Las chancillerías y toda la inteligencia política en el mundo tendrán mucho trabajo para recomponer el rompecabezas de los países árabes y más en general del Islam.
De izquierda a derecha, Nicolas Sarkozy, Silvio Berlusconi, Dimitri Medvedev, Muamar el Gadafi y Hosni Mubarak, en la cumbre del G-20 de julio de 2009. Detrás  José Manuel Barroso, Gordon Brown y Angela Merkel

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada