English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 2 de diciembre de 2010

La gente percibe que el gobierno hace poco


Entre abril y noviembre el nivel de aprobación a la gestión del presidente José Mujica cayó ocho puntos (de 66% a 58%), según la última encuesta de Cifra. El apoyo sigue siendo alto, pero la gente percibe que el gobierno hace poco.

"Es fácil mandar un proyecto de ley, pero andá a saber cuándo sale y andá a saber cuándo se aplica. (…) En este país no te dejan hacer nada", dijo Mujica hace dos semanas en una entrevista con Búsqueda.
Esta justificación/queja del presidente va en línea con lo que la opinión pública siente de estos primeros nueve meses de gestión: no hay una o dos áreas clave en las cuales la gente perciba que se está avanzando claramente, con el agravante que la inseguridad pública sigue siendo el principal problema sin resolver.
Esta caída en la aprobación a la gestión, contrasta con el nivel de popularidad que mantiene Mujica. En noviembre, la popularidad del presidente era un punto porcentual mayor a la de abril (67% contra 66%), superando la que tenía el ex presidente Tabaré Vázquez a esta altura de su gobierno: 63%.

 Mujica, según el informe de Cifra divulgado el martes en canal 12, "es el único presidente que ha logrado mantener la simpatía de una proporción tan alta del electorado tras nueve meses de gobierno".
Con respecto a la gestión, también una mayoría amplia aprueba el desempeño del presidente, pero en este caso sí se observa una caída, de 66% de aprobación que tenía en abril a 58% en noviembre.
Esta caída es mayor que la que experimentó Vázquez en sus primeros nueve meses de gobierno, ya que comenzó con el 67% de aprobación y en noviembre de 2005 tenía el 64% (una caída de apenas 3 puntos porcentuales).
¿Dónde está "perdiendo puntos" el desempeño presidencial de Mujica?, se pregunta Cifra. "Fundamentalmente entre los simpatizantes colorados y blancos: la mayoría absoluta de ellos aprobaba su desempeño luego del primer mes de gobierno, y ahora sólo un tercio lo hace. También pierde un poco de apoyo de los frentistas, pero sigue contando con la aprobación de más de tres de cada cuatro simpatizantes del Frente", explicó la consultora.
En cuanto a los puntos fuertes de la gestión de Mujica, la visión del electorado es variada, según Cifra: fuentes de trabajo (16%), educación (12%), vivienda para sectores desfavorecidos (11%), medidas para paliar la pobreza (8%) y relación con los partidos políticos (8%).
Entre los puntos débiles, hay un consenso mayor en cuanto a cuál es el área de peor desempeño: la seguridad pública.
"El 30% la señala como el principal debe de este gobierno, y ningún otro tema aparece mencionado por más del 10% de la población. Minorías mucho más pequeñas (entre 7% y 9% de los encuestados) consideran que el peor desempeño es en las relaciones con los sindicatos, en crear fuentes de trabajo, en el área de la salud y en las políticas relacionadas con la pobreza", afirma Cifra.
Y concluye: "desde la perspectiva de la población, el presidente Mujica no ha logrado solucionar el problema que ya se arrastra desde el gobierno anterior, la inseguridad. Y tampoco hay una o dos áreas clave en las cuales la gente perciba que se está avanzando claramente. Entonces, el debe es visible y consensuado; el haber no es tan visible, y hay diversas opiniones al respecto".
La encuesta se hizo sobre 802 entrevistas cara a cara entre el 13 y 21 de noviembre, en Montevideo y una muestra de localidades de 5.000 y más habitantes.
Adriana Raga, directora de Cifra junta a Luis Eduardo González, consideró "totalmente normal" que caiga la aprobación a la gestión de casi cualquier presidente nueve meses después de asumir el cargo.
"Las primeras mediciones (sobre la gestión de Mujica) fueron en medio de la luna de miel, y ahora han pasado varios meses", dijo Raga a El País. Y explicó que los ocho puntos en que cae el nivel de aprobación a la gestión de Mujica entre abril y noviembre "no es mucho comparado con las presidencias históricas en Uruguay".
Una de las explicaciones posibles de esta caída es que la gente no ve una cosa concreta que se haya hecho por parte del gobierno. "La opinión está muy dividida entre muchas cosas, pero no se identifica a este gobierno como que hizo una cosa en particular", explicó Raga.
En cambio, sí hay coincidencia en que no se ha hecho lo suficiente respecto a la seguridad pública. "Esta sería la debilidad más grande que se registra a nivel de opinión pública. Más allá de lo que digan las cifra sobre delincuencia, la gente siente que no se ha hecho lo suficiente", indicó.
derecho al pataleo. El de Mujica es el segundo gobierno consecutivo del Frente Amplio, y esto también aporta a la caída de la aprobación a la gestión.
"En particular los frentistas en el primer gobierno del Frente Amplio estaban con una expectativa enorme y dispuestos a esperar, porque se les había dicho claramente que no iban a haber éxitos en el primer mes de gobierno. Ahora, después de seis años de gobierno del Frente Amplio, la gente puede sentirse con más derecho a patalear", dijo Raga.
El relacionamiento de Mujica con la oposición (acordó su integración a la administración a través de varios cargos) debería operar con un punto a favor de la gestión del presidente, según la especialista.
"Tanto los frentista, como los blancos y colorados siempre están demandando a los políticos que se acerquen, que conversen. En ese sentido, si la gente fuera coherente, debería ser un plus del gobierno de Mujica", dijo Raga.
Aunque pueda resultar paradójico, la alta conflictividad sindical no le está jugando en contra a Mujica. Raga explicó que la gente le echa la culpa a los sindicatos y no al gobierno.
"Más bien que la gente está con Mujica y en contra de los sindicatos. El nivel de aprobación de los sindicatos es muchísimo menor que el de Mujica", indicó. Una encuesta de Cifra reveló poca confianza en los sindicatos. (Ver nota aparte)

Pit-Cnt y huelgas con mala imagen

La mayoría de los uruguayos (el 46%) desaprueba la forma en que se están desempeñando los sindicatos y sólo el 25% aprueba, según una encuesta de Cifra realizada entre el 13 y 21 de noviembre. Este descontento con los sindicatos se da tanto entre los blancos y colorados como entre frentistas.
Es probable que uno de los principales motivos de esta evaluación negativa sea las huelgas y paros, dice Cifra. Apenas el 14% piensa que la mayoría de las huelgas son justificadas, el 44% dice que algunas lo son pero otras no, y el 36% considera que la mayoría no son justificadas. Tampoco en este caso se observan diferencias significativas en los juicios de los simpatizantes de los distintos partidos.
Este clima poco favorable también se extiende a la institución que nuclea a los sindicatos, el Pit-Cnt. Sólo el 29% de los uruguayos tiene confianza ("confianza" a secas o "mucha confianza") en el Pit-Cnt, y el 62% no confía en la central sindical ("poca confianza" o "ninguna confianza"). El Pit-Cnt aparece como la menos confiable de una serie de instituciones (políticas y sociales) por las que se preguntó en la encuesta. Y en este caso también los juicios son similares según simpatías políticas: 69% de colorados y blancos y 57% de frentistas.
El País Digital
                             Volver a Portada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada