English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Talvi: acciones del gobierno del FA violan el estado de derecho

Sebastián Cabrera

"Se ha llegado ya al límite de lo admisible, debe pasarse raya", alertó el director académico de Ceres, Ernesto Talvi. A su juicio, varias medidas de la administración del Frente Amplio implican una "grosera violación al estado de derecho" en el país.
Una larga fila de empresarios hacía cola ayer de mañana para saludar y felicitar al director del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) en el Club de Golf, al final de una reunión para empresas, donde elogió el "responsable" manejo macroeconómico del gobierno y auguró cuatro o cinco años más de contexto económico favorable, siempre que no se produzca a nivel internacional una "ola de pánico financiero".

 Y, a juicio de Talvi, el gobierno ha adoptado una larga serie de medidas que "debilitan la calidad de la democracia", tienden a la concentración de poder, afectan las libertades individuales, las garantías y la privacidad de los contribuyentes.
La exposición fue seguida durante dos horas por cientos de empresarios y algunas figuras de otros ámbitos. Entre ellos estaban los ex ministros Ignacio de Posadas y Antonio Mercader, el empresario y dirigente de Peñarol Juan Pedro Damiani, el ex banquero Dante Peirano y también la jueza Graciela Gatti, junto a otros magistrados.
Habituados a escuchar exposiciones económicas de Talvi, esta vez el auditorio se encontró con una charla con fuerte componente político.
Talvi admitió que este fue "el tema más delicado" sobre el que le tocó hablar en trece años de reuniones. Así, mencionó un "conjunto de acciones y decisiones, no coordinadas" de un gobierno que muestra una "tendencia preocupante al debilitamiento de las garantías y derechos ciudadanos". Algunas de esas decisiones son: el levantamiento del secreto bancario y el IRPF a los ahorros en el exterior, la ley de alcaldías, el desconocimiento a los pronunciamientos sobre la Ley de Caducidad, el poder sindical, la nueva agencia de control de universidades privadas, la creación de coordinadores regionales, la "desmilitarización" de las Fuerza Armadas, la anunciada ley de medios, las presiones al Poder Judicial, y hasta la figura del coordinador de Inteligencia del Estado.
VISIÓN. "Si esta tendencia sigue, mutaremos de una democracia liberal a una democracia imperfecta, donde las garantías institucionales y derechos ciudadanos dejaron de ser el centro. Se ha llegado ya al límite de lo admisible, es aquí y ahora en donde debe pasarse la raya. No estamos solos en esta percepción, ni siquiera seremos los primeros en hablar del tema", dijo Talvi, ante un auditorio empresarial que lo escuchó bajo un silencio sepulcral y aplaudió con fervor al final.
Una de las preocupaciones de Talvi es "la tendencia a interpretar el estado de derecho como obstáculos a remover si interfieren con las decisiones de gobierno".
Y citó dos ejemplos: la ley de alcaldías (con "gruesas inconstitucionalidades" al no haberse aprobado por mayorías especiales en el Parlamento) y el proyecto que deja sin efecto tres artículos de la Ley de Caducidad, "desconociendo decisiones avaladas por la ciudadanía en dos consultas populares con diferencia de 20 años".
Ese proyecto "se mete en las competencias del Poder Judicial", es "una grosera agresión a la seguridad jurídica y al principio de separación de poderes, uno de los pilares del Estado de Derecho", insistió Talvi. El economista también identificó una "peligrosa tendencia a concentrar el poder en funcionarios de confianza política del Ejecutivo o en corporaciones afines al gobierno, como los sindicatos".
Talvi mencionó la alta conflictividad sindical como una "puja interna de poder" en la izquierda y dijo que la aprobación de varias normas laborales -como la derogación de la norma que autorizaba el desalojo policial de establecimientos ocupados- limitan "derechos fundamentales" establecidos en la Constitución.
El economista criticó la reestructura del Ministerio de Defensa, con mayor poder para los civiles y con una progresiva "desmilitarización" de las Fuerzas Armadas. Talvi aseguró que allí "se sustituye el poder de decisión y gestión por un conjunto de funcionarios civiles de particular confianza del Ejecutivo", por lo que los comandantes en jefe "pasarán a ser jefes administrativos que van a tener muy poco poder en términos económicos y de mando".
STREAP TEASE. Pero una de las cosas que más le preocupa a Talvi es la violación a la privacidad ciudadana gracias a los "nuevos poderes" y "potestades monumentales" de la DGI "para obtener información de los contribuyentes", en una tendencia de "streap tease" progresivo. "La DGI sabe cuál es el límite máximo de su tarjeta de crédito, deduce cuánto gana por mes, si compró un apartamento o un cero kilómetro, y cuánto gasta de luz y agua", se quejó el economista.
Y mencionó la nueva ley que habilita a levantar el secreto bancario y carga con IRPF los ahorros de los uruguayos en el exterior. "Es una cuestión de poder", enfatizó.
Como frutilla sobre la torta, Talvi se refirió al nuevo cargo de coordinador de Inteligencia, un "oscuro personaje que todo lo ve y lo sabe" y que "podrá acceder a toda la información de nosotros, no está claro cuál es el fin", lo que constituye "un insulto a la inteligencia de los uruguayos" y una "grosera violación al Estado de Derecho".

Liceo Jubilar: "milagro" del barrio Casavalle

Gonzalo Aemilius no podía contener la emoción ayer en el Club de Golf y se dio un fuerte abrazo con Ernesto Talvi. El economista disertó sobre la experiencia del Liceo Jubilar Juan Pablo II, que dirige Aemilius y donde -según un relevamiento de Ceres en base a estadísticas de ANEP y de la Universidad de Montevideo- en tercer año de liceo se lograron promedios similares a los conseguidos en liceos de contexto económico social "muy favorable". Pero el Jubilar está en una zona de contexto crítico, el barrio Casavalle, y es un colegio privado donde los alumnos no pagan para ir a clase: reciben becas.
Talvi habló del "milagro de Casavalle" y lo comparó con el "milagro de Harlem", modelo exitoso desarrollado en escuelas públicas de uno de los barrios más pobres de Nueva York. Sonriente, el presbítero Aemilius dijo a El País que se enteró ayer de las estadísticas manejadas por Talvi.
"Me pareció imponente el resultado de los números, nunca pensamos que estaban arriba del promedio de gente en condiciones favorables. Los verdaderos héroes son los gurises, que viven cosas jodidas. Nuestro modelo es quererlos", dijo Aemilius. En primer año de liceo los alumnos del Jubilar están 1,5 puntos porcentuales debajo del promedio de ANEP en pruebas de evaluación, pero en tercero sobrepasan el promedio en doce puntos.
El País Digital

                               Volver a Portada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada