English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 26 de octubre de 2010

Caducidad: Nin pedirá licencia y el Frente prevé contar con los votos

Los senadores frenteamplistas se tomarán algunos días para discutir cuándo votarán el proyecto interpretativo que deja sin efecto tres artículos de la ley de Caducidad, pero tampoco dejarán pasar demasiado tiempo. "No hay urgencia en votar la semana que viene y sí la necesidad de profundizar la discusión", dijo el senador Ernesto Agazzi en nombre de la bancada del Frente Amplio, tras la reunión de los senadores y tras una jornada repleta de contactos políticos.
Pero Agazzi también dijo que el proyecto no quedará para el próximo año y que la idea es "terminar de tratar el tema" en 2010. Las opciones son: "tratarlo a toda carrera y votarlo la semana que viene"; votarlo en diciembre luego del Presupuesto; y la tercera opción, más probable, aprobarlo en noviembre mientras el Senado discute el Presupuesto.


Hoy la bancada recibirá al canciller Luis Almagro para saber si es "determinante" sancionar la iniciativa antes del 15 de noviembre cuando se realice una audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la OEA por la desaparición de María Claudia García.

Lucía Topolansky, senadora del MPP y esposa del presidente José Mujica, se reunió ayer con el senador rebelde Jorge Saravia y más tarde con el senador Eleuterio Fernández Huidobro (CAP-L), que reclama más tiempo para que su sector adopte posición "definitiva".
Saravia ratificó a Topolansky y a la bancada su decisión de votar en contra del proyecto. Su actitud molesta en la izquierda y, a pesar que no hubo un debate fuerte entre los senadores, algunos rechazaron sus argumentos en la bancada. Es el caso del senador suplente y abogado en las causas de derechos humanos Oscar López Goldaracena, que dijo a El País que "si Saravia no vota, que se vaya del Frente Amplio" o, en caso contrario, "el Frente deberá refundarse".
En la reunión de bancada, el senador Rodolfo Nin Novoa recordó su posición personal contraria al proyecto: "Todos saben lo que pienso". Y también la resolución de Alianza Progresista del sábado 23, favorable a buscar una salida junto a todo el Frente Amplio.
"No sé si voy a estar en el país el día de la votación", admitió luego Nin, que proyecta un viaje en noviembre y había hablado con su suplente Gustavo Guarino la posibilidad de que éste ingrese para las primeras semanas de discusión del Presupuesto Quinquenal. Guarino reiteró ayer en Melo que, si le toca asumir la banca como suplente, votará la ley pese a lo que haya resuelto su sector.
Pero los mensajes contradictorios abundan. Nin también se reunió ayer con Saravia para conocer los detalles de la reunión que mantuvo con Topolansky y Agazzi. "¿Y vos qué vas a hacer?", le preguntó Saravia. "Alianza me respaldó. Sigo en la misma", respondió Nin. El senador ratificó a El País que "se mantiene firme" en su posición de rechazo al proyecto de ley.
DURO. Blanco hasta 2004 cuando ingresó al Frente Amplio en una columna con otros dirigentes nacionalistas, el senador Saravia hizo pesar la historia familiar y firmeza de carácter para aguantar las presiones de todo el Frente Amplio y responder a sus interlocutores, Topolansky y Agazzi, que no votará el proyecto interpretativo.
Para afirmar sus convicciones, Saravia utilizó la recordada frase "ni me callo ni me voy", acuñada por Luis Alberto de Herrera el 27 de diciembre de 1956 en el Consejo Nacional de Gobierno siendo minoría frente al colorado Luis Batlle. Vanos fueron los esfuerzos de Topolansky y Agazzi para convencer a su compañero. La senadora le aclaró que no sería obligado a votar ni sancionado por el Espacio 609, la coalición que forman varios grupos frenteamplistas con el MPP.
Apenas le pidió que reflexionara sobre la situación en que quedaría la bancada y la fuerza de gobierno. Tan convencido está Saravia de su parecer, que cuando llegó a la reunión en el despacho de Topolansky en el tercer piso del Palacio Legislativo, caminó por el corredor blandiendo en su mano izquierda unos papeles y diciendo: "Acá traigo los argumentos para convencerlos a ellos". No sucedió ni una cosa ni la otra.
PRINCIPIOS. "Mi familia desparramó la sangre por toda la región en defensa de la Constitución y el derecho soberano de las mayorías, y ¿qué voy a votar yo? ¿En contra de eso?. Cualquier cosa me atrinchero", afirmó de modo categórico.
En la bancada de senadores se afirma que, en última instancia, Mujica logrará corregir las cosas. Pero el presidente no llamó a Saravia: "Pepe sabe lo que pienso y sabe que cuando tengo una convicción, no cambio. Anduve diez años en el auto con él. Me conoce bien".
Tras la reunión, Saravia reiteró que va a ingresar a sala, que va a argumentar -aunque aclaró que no será más duro que la oposición- y luego a la hora de votar el proyecto del gobierno no levantará su mano.
El senador del Espacio 609 trasmitió a sus interlocutores que no se apeará de su posición contraria a interpretar la ley de Caducidad por medio del proyecto en discusión. "Ellos tienen su posición y yo tengo la mía. Para nosotros es un tema de principios y de los principios no nos bajamos", sostuvo Saravia, que adelantó que irá "hasta las últimas consecuencias".
"Ojalá el proyecto no se vote porque estamos defendiendo la decisión soberana del pueblo", añadió. A Saravia tampoco le preocupa que la bancada declare asunto político la votación de este proyecto y él se pueda ver obligado a votar, lo cual, de todos modos, no hará. "No hay asunto político superior a la decisión del pueblo", indicó.
En la reunión, el senador explicó a Topolansky y Agazzi que según su entender no se puede modificar una ley ratificada por la ciudadanía mediante un simple proyecto de ley. El proyecto interpretativo ingresará hoy a la comisión de Constitución del Senado, que de inmediato citará a varios juristas.

La CAP-L precisa tiempo

"La posición no será mía, sino de la CAP-L en un tema tan grave", dijo a El País el senador Eleuterio Fernández Huidobro, cuyo sector adoptará una posición definitiva el viernes en la dirección nacional. En Diputados el sector acató por disciplina partidaria, pero el senador explicó que "la CAP-L no participó en la elaboración del proyecto y lo recibió pocas horas antes que se votara". Huidobro explicó que el sector "precisaría más tiempo" que esta semana para resolver: "Pero tampoco le vamos a imponer a nadie el ritmo de nuestra interna". En el Congreso del Frente Amplio de 2003 Huidobro fue "mocionante" contra la derogación de la ley.

Saravia: "Los diputados del Frente dieron un golpe de Estado técnico"

SENADOR DEL ESPACIO 609 - FA
"Los 50 diputados del Frente Amplio que votaron el proyecto interpretativo en la Cámara de Representantes, al no respetar la decisión del pueblo en las urnas, dieron un golpe de Estado técnico porque se estaría eliminando de la Constitución todo el capítulo que fija las normas sobre plebiscitos. El pueblo, equivocado o no, decidió dos veces. Y hay que respetarlo. El resto es puro discurso".

Agazzi: "No fue un golpe de Estado. Eso es un error de punta a punta"

Senador del espacio 609 - FA
"No fue ni golpe, ni de Estado, ni técnico. Es un error de punta a punta", respondió el senador Ernesto Agazzi. También dijo que "Saravia está equivocado" respecto a que el Frente ignora los pronunciamientos populares: "El pueblo no votó (el año pasado) apoyando la ley de impunidad". Pero Agazzi descartó la disciplina partidaria para Saravia: "Estas cosas no se arreglan obligatoriamente. Se conversa y se escucha".
El País Digital




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada